BLOG

¿Quemar los Barcos?

Nos gusta la famosa historia de Hernán Cortés, conquistador español, que hacia el año 1.500 ordenó a la tripulación quemar los barcos en una lógica de no retorno para luchar contra el imperio azteca.

Esta popular analogía, por la cual hemos preguntado a 40 de los 45 emprendedores que han pasado por el micrófono de Empréndete, propone que si tienes un Plan B no puedes concentrarte 100% en el Plan A.

Al respecto, nos hemos encontrado con apreciaciones útiles para tomar decisiones. Las ponemos sobre la mesa para que usted decida dependiendo de su situación que, como todas, debe ser bien particular.

 

Solo quemando los barcos estamos seguros de llegar a alguna parte:

Ya en nuestro segundo episodio, Gustavo de la Vega nos decía que un verdadero emprendedor es aquel se salta al vacío y arma el avión en el aire. Según Gustavo, emprender es una decisión de vida, y aunque augura trabajo duro, poco sueño y la necesidad de convicción para “lograrlo”, sostiene que la única forma es con enfoque absoluto en la misión.

Se queman los barcos en muchas modalidades; renunciando, dejando otros proyectos a un lado, vendiendo todo, dejando la universidad, etc. y la incertidumbre vale la pena si nada te distrae del objetivo. Aunque radical, muchos emprendedores creen que así es el juego.

Escuchar también EP 002: DEL ÉXITO A LA BANCARROTA Y DE VUELTA AL ÉXITO

“Si podría devolver el tiempo, no quemaría los barcos como los quemé”

David Gómez renunció a su trabajo casi a los 40 para emprender con una esposa y una hija a bordo -todo un gladiador-, y esa es de las cosas que haría diferente si pudiera hacerlo de nuevo.

Según David, emprender requiere estabilidad emocional y no es fácil mantenerla cuando tienes responsabilidades financieras. Asumiendo una posición menos idealista y más práctica, propone quemar los barcos con cuidado y de a poquito. Esto asegura un flujo de caja adicional, menos presiones exteriores y un proceso más sensato y de menos hambre.

Escuchar también EP 012: LOS MANDAMIENTOS DEL MARKETING, LAS VENTAS Y LA ORATORIA CON DAVID GOMEZ

Queme los barcos que tenga que quemar

Aunque esta no es una propuesta que aplique para todos, Francisco García, que emprendió siendo joven y en una situación que no representaba muchas presiones, tiene una posición clara y en extremo útil.

Los primeros ángeles inversionistas son nuestros padres, pues dentro de sus posibilidades y limitaciones se dedican a minimizar las presiones para que nos dediquemos a formarnos y ¿por qué no? a emprender.

Francisco nos dice que, sin ir a excedernos, aprovechemos ese ecosistema que han creado nuestros padres para incubar con paciencia un emprendimiento sólido. Ocurre que muchos emprendedores, con un ánimo de ser independientes rápido (este es uno de los beneficios de emprender) se van de sus casas antes de tener que irse a incurrir en responsabilidades que le adhieren urgencia y pueden quitar tranquilidad emocional para tomar decisiones.

Cada caso es especial, pero el punto de Francisco es pragmático: si puede tener paciencia, téngala, pero ¡Ojo! Paciencia no es trabajar poquito.

Escucha también EP 008: UN PAR DE CONSEJOS PARA DOMINAR MERCADOS DE GIGANTES CON FRANCISCO GARCIA

Un Plan B claro no transmite credibilidad y barcos quemados comunica compromiso.

Bien decía Felipe Santamaría que solo invierten en Emprendedores Full Time. En sus palabras, invertir en emprendimiento es de alto riesgo, y da tranquilidad sentir que su equipo ya está asumiendo ese riesgo con trabajo dedicado. Solo puedo esperar que crean en mí si yo ya transmito haberlo hecho completamente.

Al respecto, muchos emprendedores narran un punto de inflexión en “ese momento” que empezaron a trabajar 100% en sus proyectos. Ellos recomiendan, entonces, que de quemar los barcos progresivamente, propicie la posibilidad de aumentar su dedicación de tiempo a lo que está haciendo.

Escuchar también EP 009: ¿QUIERES SABER QUE VE UN INVERSIONISTA ANTES DE INVERTIR EN TU EMPRESA? CON FELIPE SANTAMARIA

Comentarios

Scroll to top