BLOG

EMPRENDER ES UN ACTO DE AMOR

“Si emprender fuera nuestra forma de protestar ya tendríamos el mundo que decimos que queremos

 

Al margen de tanto debate, si hay un sentimiento común en Colombia hoy es la incertidumbre, y es difícil no responder desde lo que hacemos a lo que pasa en casa.

Entendiendo que aquí nos leen en otros lados, ofrecemos disculpas y dejamos un mensaje que a nosotros nos huele a café, pero que aplica en cualquier rincón del mundo: Si emprender es un acto de amor, es la respuesta a las preguntas que aún no nos hemos hecho.

Se emprende por inspiración y se emprende por frustración, se emprende cuando todo no está inventado, cuando somos consecuentes con algo que hizo click en nuestra mente y no soportamos la duda de “qué pasaría sí”. Emprendemos cuando nos atrevemos a crear.

Crear por crear está bien porque mueve al mundo que se tiene que mover, porque hay que comer y porque hay que crear sobre lo creado, pero cuando la creatividad se conecta con una causa superior a nosotros mismos, emprender deja de ser solo un acto de amor propio y re-formulamos la revolución.

Emprender es la perpetua posibilidad de re inventarnos lo que no nos gusta, es la mejor forma de quejarnos, es la excusa perfecta para crear nuevas formas de hacer las paces, de promover la tolerancia y el respeto, de re definir las relaciones, de humanizar lo que esconde la guerra, es la única manera de que desahogarnos sirva para algo.

Si emprender fuera nuestra forma de protestar ya tendríamos el mundo que decimos que queremos. Para crear hay que re-crearnos a nosotros mismos, hay que emprender-nos al espejo para poder hacerlo en el mundo.

Antes de emprender nuevas grandes multinacionales o apps multimillonarias, emprendamos acciones coherentes a nuestros valores, emprendamos redes bien intencionadas, perdonemos, digamos buenos días y miremos a los ojos.

Cuando la creatividad y el amor caen en la misma ecuación, estamos listos para transformar el mundo.

 

Comentarios

Scroll to top